Obligaciones fiscales al montar una empresa: sociedades y autónomos

Obligaciones fiscales al montar una empresa sociedades y autónomos

13 Sep Obligaciones fiscales al montar una empresa: sociedades y autónomos

Iniciar una actividad económica profesional lleva consigo ciertas obligaciones fiscales que deben cumplirse antes y durante el desarrollo de la misma. Dichas actividades tienen la posibilidad de realizarse como personas físicas (autónomos), personas jurídicas (sociedades limitadas y anónimas, entre otras) o entidades sin personalidad jurídica: herencias yacentes y comunidad de bienes.

Todas las actividades mencionadas tienen en común que previamente al inicio se deberá presentar la declaración censal, a través del modelo 036 o 037. Asimismo, tras un mes desde el comienzo de la actividad se presentará el modelo 840 correspondiente al Impuesto de Actividades Económicas (IAE).

Por su parte, cualquier ingreso percibido por entidades sin personalidad jurídica tributan por IRPF. Estos, realizarán cuatro pagos fraccionados trimestralmente entre los días 1 y 20 de abril, julio y octubre, y entre el 1 y 30 de enero del año siguiente. Por otro lado, las sociedades mercantiles sí que tributan por el Impuesto sobre Sociedades y tendrán que realizar pagos fraccionados entre el 1 y 20 de abril, octubre y diciembre.

Obligaciones fiscales comunes

Del mismo modo se deberán cumplir obligaciones con el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), las declaraciones informativas y las obligaciones formales que se corresponden a las actividades que se desarrollen. El modelo que se deberá presentar es el 303 y se liquida de forma mensual o trimestral. En el caso de realizarse trimestralmente se deberá realizar el ingreso o solicitud de compensación entre el 1 y 20 de abril, julio y octubre, y del 1 al 30 de enero del año siguiente en el último periodo. Además, en este último periodo también se presenta el modelo 390 correspondiente al resumen anual de las operaciones de IVA.

Legislativamente se aplican ciertas retenciones a ingresar en el Tesoro una cantidad preestablecida, como pago a cuenta del impuesto personal. Si una empresa cuenta con trabajadores contratados, local alquilado donde se ejerce actividad o las facturas incluyen retención o te beneficias del asesoramiento de un profesional, debes presentar el modelo 111 (retenciones a trabajadores y profesionales) o el 115 (retenciones por alquileres) pagando a la Agencia Tributaria el importe que figure en la nómina o factura.

Asimismo, a través de los modelos 190 (retenciones a trabajadores y profesionales) o 180 (retenciones por el arrendamiento de bienes inmuebles) se presentará en forma de resumen anual el total de retenciones e ingresos a cuenta.

Del mismo modo, en caso de que se desarrollen actividades con otra persona o entidad (clientes y/o proveedores) con operaciones que superen los 3.005’06 euros en el año natural, se deberá presentar el modelo 347. Se presentará en febrero para las operaciones realizadas en el año anterior.

Además, las sociedades mercantiles deberán presentar por internet y mediante certificado electrónico tanto declaraciones informativas, como autoliquidaciones y declaraciones censales.

¿Tienes dudas en la confección de tu Sociedad o de cómo empezar siendo Autónomo?

Trabajadores autónomos

El autónomo deberá presentar la declaración censal, donde se detallará la actividad que se va a desarrollar, el lugar donde se ubicará el negocio y los impuestos que le afectarán. Además de haberse dado de alta en Hacienda antes de iniciar la actividad.

Al haber iniciado la actividad, el empresario deberá tributar de forma trimestral por IRPF, a través de estimación directa (modelo 130) u objetiva (modelo 131). El modelo D-100 servirá para la declaración anual de la Renta, que se realizará desde principios de abril hasta el 30 de junio del año siguiente al ejercicio declarado. En el caso de que salga a ingresar, se podrá pagar en uno o dos plazos.

Por otra parte, también se deberá llevar la contabilidad ajustada al Código de Comercio y al Plan General de Contabilidad; así como el registro de ventas e ingresos, de compras y gastos y bienes de inversión. Mientras que en el Registro Mercantil no se deberá depositar ninguna cuenta.

Sociedades anónimas y limitadas

Indistintamente de si se trata de una Sociedad Anónima o Limitada, las obligaciones fiscales serán las mismas. Antes de iniciarse la actividad las sociedades deberán solicitar el Número de Identificación Fiscal (NIF) a través del modelo 036. Hacienda emitirá un NIF provisional que se modificará por el definitivo en un plazo de seis meses.

Mediante el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) se gravará el ejercicio de actividades y en caso de que el importe neto de la cifra de negocio no supere el millón de euros no será obligatorio presentar dicha declaración. Por otra parte, el Impuesto de Sociedades se deberá presentar el modelo 202 y realizar los pagos fraccionados en abril, octubre y diciembre; además de presentar el modelo 200 en los seis meses posteriores al cierre del ejercicio, que generalmente será antes del 25 de julio. Dicho periodo impositivo no excederá los 12 meses desde la fecha de cierre del ejercicio económico.

Se deberá presentar la memoria en el Registro Mercantil del domicilio social en los cuatro meses siguientes a la fecha de cierre del ejercicio. Asimismo, se deberán llevar los libros contables y el libro diario con el importe de cualquier operación realizada por el desarrollo de la actividad empresarial. Depositando al cierre del ejercicio las cuentas anuales (conformadas por balance, cuenta de pérdidas y ganancias, cambios de patrimonio neto y flujo de efectivo), ya que es el elemento trascendental para el cálculo de la base imponible del Impuesto de Sociedades.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR